Dime que día es hoy

lunes, 1 de junio de 2009

Nuevos amigos, nuevas perspectivas

En una de esas idas y venidas de Toni y coincidiendo con las vacaciones de verano el desapareció durante casi un mes ya que se iba de vacaciones con sus padres, un día que iba con mi prima Lola a la plaza que queda cerca de casa a pasear y me presentó a unos chicos de su instituto, cuando vi a Marcos me quedé prendada de él, es un chico que no era para nada guapo en aquél entonces, ya que estaba en plena pubertad y su cara estaba llena de granitos, pero aún así me llamaron la atención sus ojos azules como el cielo un día de primavera y su pelo rubio como un campo de grano en verano, y porque era encantador.

Cada día y durante una semana estuve yendo a ese parque arrastrando a mi prima los 3 primeros días, sólo para verlo, y parece que él también se había fijado en mi, así que no faltó ni un solo día a la cita. Hablábamos de todo un poco, ayudó que Miguel (el amigo) y yo nos conocíamos porque teníamos un amigo en común del equipo de fútbol del “Vila”, no sé como salió el tema que a mi me gusta la poesía, y que coleccionaba versos y poesías de mis amigos/as, tenía una libreta donde me escribían sus versos, tipo a:
“Entre tu puerta y la mía hay una cinta celeste y en ella pone: Amigos hasta la muerte”
En mi época decorábamos las carpetas del instituto, en sus separadores interiores, o las Libretas, con versos de ese estilo, ahora con la época de la tecnología y todos esos avances no sé yo con que decoran sus carpetas los/as chicos/as
Como salió el tema, Marcos me pidió si le podía dejar la libreta para escribirme el alguno de los versos que sabía, yo accedí entre otras cosas porque era otra excusa perfecta para verlo de nuevo. Al día siguiente se la llevé y quedamos a los 2 días en la plaza a la hora de siempre. Antes quedábamos de palabra, sin teléfonos móviles y sin SmS no sé yo como lo hacíamos pero no necesitábamos tanto móvil para quedar con alguien y había aquella emoción de: Voy a pasar por aquí para ver si lo veo…
A los dos días, allí estábamos los dos acudiendo a la cita, nerviositos perdidos, bueno el más que yo, porque yo en esas situaciones como que me calmo, momentos antes estoy que no puedo ni respirar, y el corazón se me sale por la boca, pero justo cuando llega el momento, ¡me calmo! es algo inusual, pero que va bien en según que situaciones.
No recuerdo muy bien cómo, pero sé que salimos a pasear, fuimos paseando por las calles de la Vila hasta llegar a un parque que queda al lado del ayuntamiento, se llama el “parque de los pajaritos” porque en medio de él hay una jaula grande donde hay un montón de periquitos de todos los colores, y con sus cantos por lo visto acuden otros tantos a los árboles del parque, cuando entras en él no oyes nada más que cantos de pájaro, el susurrar de la hojas de los árboles y la gente que pasea por allí
Lo más divertido fue que estábamos en un banco cerca de la fuente, él llevaba mi libreta en la mano, enrollada como un pergamino, se puso delante mía y empezó a decirme que se había fijado en mi, que tal y que cual…. yo esperaba que acabase pronto porque estaba viendo como cada vez iba enrollando la libreta más y más de los mismos nervios y se estaba rompiendo, el caso es que cuando me dijo que yo le gustaba, le dije que el a mi también, respiró y soltó la libreta, que fue cuando se dio cuenta del destrozo que había echo, pero es tan buena persona que me compró una libreta nueva y me pasó todas las poesías y versos.

Se que Marcos me quiso mucho y se lo hice pasar muy mal porque como siempre, Toni apareció después de las vacaciones y me di cuenta que yo seguía enamorada de él, por Marcos, al que apreciaba mucho, no sentía lo que tenía que sentir, así que hablé con Marcos y se lo expliqué, sé que le hice daño pero prefirió saber la verdad, de echo seguimos siendo amigos durante mucho tiempo, se convirtió en mi paño de lágrimas.
Incluso meses después que tuve una pelea impresionante con Toni, pensé que sería la definitiva, Marcos vino a verme y volvió a pedirme que saliera con él, yo tonta de mi, pensando que esta vez si me podría olvidar para siempre de Toni, accedí. Estuvimos saliendo 1 mes y medio, todo iba genial, yo iba a verle de jugar los partidos de fútbol, es un central estupendo, me dedicaba los goles que marcaba y todo, por ese tiempo apenas veía a Julia, a Eli si, en el Instituto, porque me dediqué a salir con Marcos y sus amigos, para olvidarme un poco de todo el entorno de Toni, y casi lo consigo

No hay comentarios:

Publicar un comentario